Opciones de tratamiento para el hipotiroidismo

 

Si después de realizarte los diferentes estudios incluyendo el perfil tiroidea se te ha diagnosticado hipotiroidismo, entonces comenzarás una serie de cambios para mantener tus niveles hormonales.

El hipotiroidismo es una afección en la que la glándula tiroides no produce o produce suficiente cantidad de dos hormonas tiroideas: triyodotironina (T3) y tiroxina (T4).

La glándula tiroides es un órgano pequeño en la base de la garganta que es responsable de regular su metabolismo. La glándula pituitaria secreta una hormona estimulante de la tiroides (TSH) que activa la tiroides para producir y liberar T3 y T4.

El hipotiroidismo primario ocurre cuando la tiroides no produce suficiente T3 y T4 a pesar de que la glándula pituitaria le indica que lo haga.

El hipotiroidismo secundario ocurre cuando hay muy poca TSH estimulando la glándula tiroides.

Los síntomas comunes de la afección incluyen fatiga, dolor corporal, palpitaciones e irregularidad menstrual.

Aunque puede que no haya cura para el hipotiroidismo, hay formas de controlarlo, deberías de hacerte unos análisis en Jenner 

1) Medicamentos y suplementos

El uso de versiones sintéticas de las hormonas tiroideas es uno de los tratamientos más utilizados para el hipotiroidismo.

Si tu hipotiroidismo es causado por una deficiencia de yodo, tu médico puede recomendar un suplemento de yodo.

Además, los suplementos de magnesio y selenio pueden ayudar a mejorar tu condición. Como siempre, consulta a su médico antes de tomar cualquier suplemento.

2) Dieta

Aunque muchos alimentos pueden mejorar la función tiroidea, es poco probable que los cambios en tu dieta reemplacen la necesidad de medicamentos recetados.

Las nueces y semillas ricas en magnesio y selenio, incluidas las nueces de Brasil y las semillas de girasol, pueden ser beneficiosas para la salud de la tiroides.

Los suplementos dietéticos como las pastillas de hierro y calcio y comer una dieta alta en fibra puede reducir la absorción de ciertos medicamentos para la tiroides.

En general, evitar comer soya y alimentos a base de soya, col rizada, brócoli, coliflor y repollo, ya que estos alimentos pueden inhibir la función tiroidea, especialmente cuando se comen crudos.

3) Ejercicio

El hipotiroidismo puede desencadenar dolor muscular y articular y puede hacer que te sientas fatigado y deprimido.

Una rutina de ejercicio regular puede reducir muchos de estos síntomas.

A menos que tu médico te recomiende ciertas actividades, no hay ejercicios que estén prohibidos. Aún así, las siguientes actividades pueden ser especialmente útiles para el hipotiroidismo.

  1. a) Ejercicios de bajo impacto

Uno de los síntomas comunes del hipotiroidismo es el dolor muscular y articular. Andar en bicicleta, nadar, practicar yoga, hacer ejercicio con Pilates o caminar a paso ligero son solo algunas de las actividades de bajo impacto que puede incorporar en su rutina diaria.

Fuentes: YouTube || Jenner || Medline 

  1. b) Entrenamiento de fuerza

La construcción de masa muscular, ya sea levantando pesas o con ejercicios como flexiones puede reducir cualquier sensación de letargo.

Tener una masa muscular más alta aumenta tu gasto energético, lo que puede ayudar a contrarrestar el aumento de peso y los dolores causados por el hipotiroidismo.

  1. c) Entrenamiento cardiovascular

El hipotiroidismo se ha correlacionado con un mayor riesgo de arritmias cardíacas o latidos cardíacos irregulares.

Mejorar tu salud cardiovascular con ejercicio regular puede ayudar a proteger tu corazón.

A través de los medicamentos, la dieta y el ejercicio, puedes mejorar la salud de tu tiroides y controlar tu hipotiroidismo.